Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia: El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.

.

Física cuántica: la nueva concepción de la realidad y el fin del reduccionismo (II)

dios y la ciencia


"Los espectaculares progresos en el conocimiento propiciados por las ciencias naturales habían fortalecido la esperanza, especialmente acariciada por los ilustrados, de que todo en este mundo estaría, en definitiva y por principio, al alcance del conocimiento humano. Lo que ahora parece inalcanzable sólo se estaría sustrayendo a nuestra inteligencia racional a causa de su mayor complejidad.

Estamos inmersos en una realidad que por principio ya no permite reduccionismo alguno, y así cualquier análisis lastima y afecta en último término la profunda relación subyacente. La teoría del conocimiento que nace de la reflexión racional llamó enseguida la atención sobre el hecho de que un sistema estructurado ciertamente puede valorar sistemas subordinados, pero no puede valorar sistemas que estén situados por encima de él. Es imposible que comprendamos de forma inmediata lo que supera la capacidad de nuestros procesos de pensamiento, de la misma manera que es imposible que percibamos el punto ciego de nuestro ojo si no es con ayuda de un recurso artificial, nos resulta difícil reconocer las limitaciones que posee nuestra inteligencia.

Es falso e inaceptable equiparar nuestra percepción de la realidad con la realidad misma. Pero esto es lo que ocurre, precisamente, cuando consideramos que el conocimiento científico afecta a todo y posee una validez ilimitada.

Me gustaría describirlo con una parábola que usa el astrofísico inglés Sir Arthur Eddington, quien compara a un científico con un ictiólogo, un experto en peces. Tras haber hecho múltiples capturas y haber analizado cuidadosamente la gran cantidad y variedad de peces apresados, descubre dos constantes: 1) Todos los peces miden más de dos pulgadas, y 2) todos los peces tienen agallas. A estas constantes las llama leyes fundamentales porque se confirman sin excepción en todas y cada una de las capturas. Un metafísico le explica que la primera constante no sería una ley fundamental, pues estaría determinada directamente por el tamaño de la malla que tiene la red que empleó en sus capturas, que es de dos pulgadas. Pero el ictiólogo deja sin validez esta objeción afirmando: 'En la ictiología vale que todo aquello que yo no puedo capturar con mi red no es un pez'.

(O, como dirían los cientifistas ateos: "todo lo que no puedo capturar con mi red, no existe"). 

Esta parábola sirve para describir la situación de la ciencia, pero resulta insuficiente. Cuando hacemos ciencia, no empleamos una red, sino algo que se parece más bien a una trituradora de carne. Embutimos la realidad por la parte superior, le damos vueltas a una manivela y lo trituramos todo hasta que queda reducido a trozos minúsculos, luego hacemos que esa masa pase a través de una pieza redonda agujereada, hasta que salgan por delante churritos o fideos, según como sea la forma de los agujeros. Ingenuamente concluimos a partir de aquí que la realidad consiste en churritos o fideos, dependiendo de la forma de representación -pieza agujereada- que empleemos. Pero eso no es cierto si comparamos el producto final con lo que originariamente le embutimos al aparato por arriba. El resultado de nuestra observación (los churritos, etc.) es lo que produce el proceso de observación en su particular manera, sale de nuestra forma de percibir, y de la particular estructura epistemológica que hayamos escogido. No es una imagen fiel de la 'auténtica realidad' que se esconde detrás, y que suponemos. Que emplee el ejemplo brutal y desagradable de una trituradora de carne no carece de intención. En realidad, debería comparar la realidad no ya con la estructura altamente diferenciada y orgánica de la carne, sino que debería encontrar una metáfora que también expresase adecuadamente la vitalidad que preside las relaciones en el Cosmos.

Las conclusiones a las que ha llegado a través de la experimentación la física moderna -y ello de entrada en un terreno, la mecánica, donde todo era presuntamente muy simple y abarcable, y donde las leyes naturales eran convincentemente sencillas- nos han obligado a pensar lo siguiente: todo lo que contemplamos como realidad, de manera directa mediante la observación o abstrayendo a partir de lo que percibimos, y que describimos en la ciencia natural como realidad material, no debe ser equiparado en esta forma con la realidad auténtica, la entendamos como la entendamos".



Hans-Peter Dürr
Físico alemán
Doctor en Física, Filosofía y Ciencias Humanas
Profesor de la Universidad de Múnich 
Fue alumno y colaborador de Werner Heisenberg y director del Instituto de Física Max Planck de Múnich

Extractos de su libro "Ciencia y Religión" (2009). Págs. 25-29

(Paréntesis añadido)



*Reduccionismo: postura filosófica, muy extendida en el mundo de la ciencia y, sobre todo, del cientifismo ateo, según la cual la reducción es suficiente para resolver diversos problemas de conocimiento, por considerar que la totalidad de un objeto sólo es la suma de sus partes. Bastaría, por tanto, diseccionar el "objeto" hasta reducirlo a su mínima expresión para deducir de este modo su realidad completa.


Los ateos acostumbran a decir que los "charlatanes se han apropiado de la física cuántica" para defender teorías consideradas pseudocientíficas por estos mismos escépticos. (Los ateos, dicho sea de paso, si no pertenecen al ámbito de la ciencia, se sienten bastante incómodos cuando el creyente defiende su postura aludiendo al mundo cuántico, ellos prefieren, con mucho, la biología, donde chapotean como células eucariotas en el agua :-)). Nadie en su sano juicio calificaría al doctor Dürr como un "charlatán". Dürr fue un profesional que trabajó durante cincuenta años en el campo de la física teórica, lo que le hizo merecedor de numerosos galardones y reconocimientos internacionales, todo lo cual le confiere un prestigio fuera de toda duda y le convierte en un experto conocedor del tema y una voz autorizada en lo que se refiere al estudio del mundo subatómico. Ya hemos indicado en otro artículo que no consideramos que los científicos, físicos o no, deban sentar cátedra unilateralmente sobre el propósito último de la vida y del universo, una tarea ésta que, creemos, debe ser abordada por todas las disciplinas del saber en un esfuerzo común por lograr algún consenso convincente. Dürr no lo hace, al menos no lo hace en las obras que hasta el momento he estudiado de su basta bibliografía, no pontifica ni pretende saber cuál es el sentido último de la existencia, pero sí se siente lo suficientemente asombrado y es lo suficientemente honesto para confesar que, tras conocer los últimos descubrimientos de la física de partículas, el método científico no basta para abarcar toda la realidad, una realidad difusa, extraña y desconcertante que, a medida que la vamos desentrañando se va volviendo, paradójicamente, más y más compleja, más y más escurridiza.


Para consultar la primera parte de este artículo, clic AQUÍ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba