Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia: El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.

.

STARMUS (Hawking Superstar :-))



"Un evento de tanta repercusión mediática (el festival de arte y astronomía STARMUS, celebrado en Tenerife entre los días 22 y 28 del pasado mes de septiembre), sobre todo por las declaraciones de Stephen Hawking sobre Dios y la religión, merece un comentario desde el punto de vista teísta y religioso.

No creemos que sus opiniones en STARMUS aporten algo nuevo, pero sí muestran un tono de mayor radicalidad y ausencia de matices (...)

1) Lo primero que llama la atención es la causa de que las declaraciones de Hawking se vean como algo sorprendente y un “escándalo”. En esta situación están Hawking mismo, los periodistas que valoran sus afirmaciones y todos los creyentes que están todavía en una manera de pensar antigua (greco-romana). La razón de la sorpresa y del escándalo es muy simple: es la tesis de que el cristianismo (y las religiones) afirman que la razón natural (avalada por la ciencia y la filosofía) muestra con certeza absoluta (o metafísica en la terminología escolástica) que la existencia de Dios es incuestionable.

En consecuencia, afirmar a Dios como real es el centro racional de toda existencia humana (teocentrismo). No es posible decir que Dios no existe si el hombre usa correctamente su razón. Por ello, afirmaciones generales y poco matizadas de Hawking como “el universo puede ser explicado sin Dios” o “Dios no existe”, son por sí mismas “transgresoras” del orden teocéntrico establecido por la tradición religiosa, tal como, al parecer, es entendido por Hawking mismo, por los periodistas que lo escuchan y por los creyentes “antiguos”.

2) Sin embargo, una hermenéutica moderna del cristianismo, representada ante todo por la teología de la ciencia, no asume hoy el teocentrismo que, por otra parte, y esto no se niega, ha sido propio de la filosofía cristiana durante siglos. El universo no impone a la razón la Verdad última e incuestionable de Dios, sino que se muestra a la razón como un enigma que deja al ser humano racional abierto a una inquietante incertidumbre metafísica. El enigma y la incertidumbre, propios de la cultura moderna, son pues posibles porque el universo podría ser entendido racionalmente (por la ciencia y por la filosofía) de acuerdo con una de dos hipótesis alternativas.

Si sólo hubiera una posibilidad de explicación, sin alternativa, no habría ni enigma ni incertidumbre. Pero este no es el caso porque la incertidumbre existe, tal como muestran la ciencia, la filosofía y el estado de las opiniones metafísicas que de hecho toman forma en nuestra sociedad. Decir que existe una incertidumbre y una alternativa, no significa que cada una de estas alternativas, o hipótesis sobre la verdad metafísica del universo, no cuente con argumentos a su favor, que no son valorados igual por teístas y ateos, y esto es obvio.

En este sentido, debe aclararse que reconocer que existe una incertidumbre racional que deja abiertas dos alternativas, no quiere decir que la existencia de Dios no pueda contar con argumentos racionales (científico-filosóficos) a su favor que hacen que la hipótesis teísta sea posible; pero no son argumentos que se impongan ya que deben ser asumidos por el individuo como una certeza racional libre. Lo mismo pasa con el ateísmo, pero en otro sentido.

3) De hecho, el cristianismo y las religiones... se entiende mejor al reconocer que Dios ha querido crear un universo enigmático, que sitúa al hombre ante una incertidumbre metafísica última que es la base de la libertad. Dios ha querido crear un universo para la libertad, en que no impone su presencia al hombre de forma necesaria...

4) En consecuencia, que Hawking (como otros muchos científicos) afirme que es posible explicar el universo sin Dios, es decir, que podría ser que el universo existiera como un universo puramente mundano, no debe extrañarnos. Esta afirmación sólo es “transgresora” para quienes tienen una mentalidad teocéntrica (bien sea el mismo Hawking, los periodistas o los cristianos “antiguos”). El cristianismo actual cuenta, sin embargo, con que el universo pueda ser descrito sin Dios (como hipótesis científico-filosófica viable, sometida a la valoración de cada individuo).

Por ello, no se extraña de que Hawking considere que el universo “podría” ser entendido sin Dios. La forma en que Hawking valora su ateísmo (o la de otros autores) es indiferente. Hace años defendía un universo acordeón que existe eternamente pasando de un big bang (singularidad) a un big crunch. A partir del libro de 2010 The Grand Design, Hawking defiende la existencia de una metarrealidad en la que se producen cuasi-infinitos universos, todo ello entendido en el marco de la Magic-T o teoría de supercuerdas.

5) Por consiguiente, Hawking tiene todo el derecho, avalado por la estructura racional del universo creado por Dios, para entender que existe una alternativa metafísica sin Dios. Puede decir, por tanto, que “Dios no existe” (siempre que se entienda: “tengo la opinión racional, avalada hipotéticamente por la ciencia y la filosofía, de que Dios no existe”. Su ateísmo puede ser asumido libremente como posibilidad abierta por la estructura del universo. Sin embargo, no sería correcto decir: “la ciencia (y la filosofía) demuestran con certeza absoluta que Dios no existe”, o decir también, “la alternativa teísta en la explicación del universo no es viable” (ambas declaraciones, como sabemos, son las únicas que trascienden al gran público, vean en este post una de las razones de que la mayoría de la gente sólo conozca esta versión del debate, aparte de las razones analizadas en este artículo).

Esto no lo dice Hawking, pues sabe perfectamente que entender la viabilidad de una explicación atea y asumirla (por ejemplo en su caso), no significa que se haya demostrado que Dios no existe y que otros no pudieran concebir argumentos de que sí existiera. De hecho, es una evidencia sociológica que muchos científicos y filósofos saben en esencia lo mismo que Hawking, lo valoran de forma diferente y son manifiestamente teístas. (Pueden consultar si lo desean nuestra bibliografía, allí encontrarán un buen número de expertos, muchos de ellos catalogados entre los "pares" de Hawking, que tienen mucho que decir acerca del físico británico y sus ideas "transgresoras", pero que, curiosamente, nunca encuentran el micrófono abierto, por lo que su opinión pasa desapercibida. El ciudadano de a pie sigue creyendo que Dios no existe, sin más razones que "porque lo ha dicho Hawking". Supongo que han oído hablar del sesgo de disponibilidad, ¿verdad?)

6) Lo que, en efecto, dice Hawking en The Grand Design es que si la teoría de multiversos llegara a confirmarse como real (que no lo está) entonces se tendría una imagen del universo que no necesitaría a Dios para explicarse. Todo parece dar a entender que su posición en STARMUS no ha variado. De hecho, en la actualidad, la teoría de multiversos es sólo una especulación lógica formal de la física teórica que no tiene evidencias experimentales, ni parece que pudiera llegar a tenerlas. 

La teoría de supercuerdas, por otra parte, está cada vez más criticada, como se ha visto hace poco en Lee Smolin... ¿Existen multiversos que van emergiendo de acuerdo con juegos de valores previstos en la Magic-T? Existirían como posibilidad lógica, y esto ya es mucho; pero no como algo que podamos decir que en realidad existe. Lo que hoy sabemos, avalado por evidencias empíricas, no va más allá del “modelo cosmológico estándar” y de la “teoría estándar de partículas”.

Este modelo está todavía lleno de dudas e imprecisiones y no impone ni el teísmo ni el ateísmo. El descubrimiento del bosón de Higgs no ha sido el último paso y esperamos que en los próximos años pueda conocerse con mayor precisión, entre otras cosas, la naturaleza del campo de Higgs que permea la totalidad del universo. En resumidas cuentas, hoy por hoy, el universo es un enigma que nos sume en la incertidumbre metafísica porque nos deja ante las dos grandes hipótesis que han estado presentes en los últimos siglos de modernidad: el teísmo y el ateísmo.

7) Aunque el plato fuerte de STARMUS, sobre todo en relación a la cuestión de Dios, ha sido Stephen Hawking, también ha hecho acto de presencia Richard Dawkins con su habitual crítica radical de Dios y lo religioso... Su aportación en STARMUS ha sido muy concreta: lo más probable es que haya vida en otros planetas y esto produciría un problema para las creencias religiosas (¿?) 

Inciso: Parece que nuestro profesor ha encontrado otro hilo del que tirar para llegar a ningún sitio, quizás se le ha agotado el filón que alimentaba sus argumentos más trillados y refutados una y otras vez incluso por sus pares. Personalmente, opino que si Dios es creador, también será "creativo". Los que nos dedicamos a la creación artística sabemos lo que esto significa, si me permiten el salto abisal en esta extravagante analogía que establece un paralelismo entre mi humilde persona y un Ente enigmático que supongo anterior al espacio y el tiempo (al fin y al cabo no estoy haciendo nada que Dawkins mismo no haya hecho antes: buscar en el universo a un Dios que se parezca a él :-) ... y luego se queja de no haberlo encontrado). La creatividad, la vocación creativa, es una auténtica "fiebre abrasadora", una pulsión incontenible que no suele dejarse cercar por ningún obstáculo, físico o metafísico, hasta conseguir el desahogo de su deseo. A mí no me produce el más mínimo prurito intelectual imaginar un Dios altamente creativo que no permitiría que su "fiebre creadora" se ciñera obligatoriamente a un minúsculo planeta, habiendo dado origen a tantos otros... De hecho, que no frenara su impulso generador, que expandiera Su afán creativo más allá de nuestras fronteras planetarias, me resulta la opción más... sí, razonable ;-). No entiendo dónde estaría el conflicto.

La verdad es que no es así. La posibilidad de vida extraterrestre ha sido ponderada ya por teólogos cristianos y no parece que pudiera suponer un problema para las creencias religiosas o cristianas. Hemos tratado ya cuestión en Tendencias21 de las Religiones. No queremos alargar más este artículo con estas consideraciones.

8) ¿Cuál es entonces la valoración de STARMUS desde el punto de vista de las creencias religiosas? Se intuyen algunas consideraciones inmediatas: se ha tratado de una voz monocorde (sólo el punto de vista de una parte); las opiniones han sido poco precisas y matizadas en entrevistas periodísticas, pero se han tocado temas de gran trascendencia metafísica; sin embargo, se han mantenido en una difusa penumbra las diferencias entre las opiniones personales (de Hawking o Dawkins) y la objetividad científica; pero lo que de hecho ha trascendido en grandes titulares periodísticos ha sido el slogan “la ciencia dice que Dios no existe”, pero esto es un gran fraude intelectual que hasta el mismo Hawking se vería obligado a matizar; por tanto, puede decirse que lo que el gran concierto de pseudo rock-científico de STARMUS ha conseguido es seguir contribuyendo a consolidar socialmente que “lo políticamente correcto” es decir que se es ateo, o, al menos, agnóstico, pero que lo religioso no hay por donde tomarlo.

Muchas gentes que no saben ni ciencia ni filosofía, incluso que apenas tienen formación intelectual o cultural, entenderán, por obra de los “media”, que en su ambiente no pueden hablar de Dios porque es “políticamente incorrecto” hacerlo, aunque, en el fondo de sus conciencias, estén abiertos al enigma del universo y a la posibilidad de que su verdad última fuera Dios. Pero hay que decir con fuerza que esta imposición mediática y social es un fraude intelectual que, en el fondo, elimina la libertad de los individuos, imponiéndoles un universo de pseudo-certezas “ateas”, cuando en realidad estamos en un universo de profunda incertidumbre metafísica. A muchos hombres de nuestro tiempo se les está contando una “trola” (pseudo-ciencia) que cercena y corta una parte muy importante de las decisiones existenciales que pertenecen a su libertad personal".


Javier Montserrat 
Profesor titular en la Universidad Autónoma de Madrid, en el Departamento de Psicología Básica
Especializado en Percepción y ciencia de la visión
y
Leandro Sequeiros
Doctor en Ciencias Geológicas, Licenciado en Teología 
 Catedrático de Paleontología


Inciso en gris añadido 

A título personal, debo aclarar que a mí no me molestan en exceso las declaraciones de Stephen Hawking. Afirmar que el universo surgió espontáneamente de la nada viene a corroborar lo que tantas tradiciones religiosas, filosóficas y esotéricas han venido proclamando desde hace milenios: que Dios creó el universo "ex nihilo". De la Nada. La Nada era y, de ella, el Creador, exclamando un "hágase" hizo brotar el Todo. ¿Que ese Todo tiene la sorprendente cualidad de mantenerse por sí mismo? Aún no sabemos si esto es cierto, pero, si lo fuera, nosotros, pobres mortales, también sabemos crear máquinas que se autoalimentan ¿Por qué un Ser, de un poder tan presumiblemente colosal que podría haber dado origen al cosmos, no habría de tener esa habilidad que nosotros tenemos? :-) Tampoco aquí veo conflicto alguno. La única controversia real consiste en que Hawking "cree" (y subrayo, "cree", aunque los medios conviertan esa "creencia" en verdad revelada), que ese surgimiento del universo a partir de la nada fue provocado por el mismo universo... ANTES DE EXISTIR. (Perdón por las mayúsculas).

Desde Laplace, se compara al universo con una gran máquina, pero, según mi siempre limitada información, ninguna máquina ha sido capaz, hasta ahora, de crearse a sí misma. Algo falla en la analogía.



Pueden ver el artículo completo aquí. 


La falacia de Hawking
Bernard Haisch y el "mantra" de la Ciencia
La pregunta de Leibniz y los múltiples mapas de la realidad
La pregunta número 23
Los dogmas de la Ciencia


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba