Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia: El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.

.

La filosofía materialista es presentada como una conclusión científica. Ignacio Sols

dios y filosofia

"Es difícil determinar si es advertida o inadvertida esa invasión de campos que se produce con frecuencia en la actualidad, cuando un ambiente positivista que descarta la filosofía como conocimiento válido y que todo lo cifra en la ciencia, lleva a preguntar a los científicos cuestiones que no son científicas sino filosóficas, a las que la ciencia no puede responder. En muchas ocasiones, el científico es honesto y responde como hombre, y autorizado como todo hombre a reflexionar y opinar sobre esos temas, pero dejando claro que no se trata de la respuesta de la ciencia, pues su ciencia no trata de eso. En otras ocasiones no se hace esta salvedad, y aun a veces casi se da a entender que eso es lo que dice la ciencia, o que una opinión distinta sería incompatible con ella. Y en otras ocasiones, sin ni siquiera ser preguntado, el científico escribe libros de divulgación de la ciencia que son libros de filosofía materialista pero presentada ésta como conclusión científica, o dejando esa impresión, por el hecho de ir entremezclada con una, a veces, muy amena divulgación científica.

Un ejemplo paradigmático lo tenemos en la divulgación de Stephen Hawking. Al hablar de la posibilidad de llegar a una descripción del universo sin singularidad inicial, se pregunta “¿qué papel jugará ya entonces el Creador?” La respuesta cabal debe ser: ninguno. Como tampoco lo juega ahora ni lo ha de jugar nunca en la física. No creemos en Dios por razón física alguna, ni porque el universo, o su inicio, sea de un modo u otro, sino porque hay ser en vez de nada. Dios es la respuesta a una pregunta filosófica, no a una pregunta científica. Ni la idea de Dios, ni la idea de ateísmo o agnosticismo son ideas de la matemática, ni de la física, ni de la química ni de la biología. Dicho de modo más claro: ningún teorema matemático, ninguna teoría física, ningún experimento químico, ninguna explicación biológica podrá jamás demostrar que Dios existe. Como tampoco podrá descartar su existencia. Dios, sencillamente, no aparece en la ciencia, como no aparecen las pequeñas angulas en una red de amplia malla lanzada al mar para pescar grandes atunes (el ejemplo, en otro contexto, es de Popper), no porque no haya angulas en el mar, sino porque esa red no sirve para atraparlas. Dios no aparece en la ciencia no porque no haya Dios –algo que nunca sabrá la física– sino porque su método experimental no está diseñado para el acceso del hombre a la divinidad. Lo mismo podríamos decir de otras realidades, pero bástenos ésta, la de mayor importancia, como botón de muestra.

(Lo hemos sugerido aquí en otras ocasiones: si Dios creó el mundo natural, Èl no está "dentro" del mundo natural, como el panadero no está dentro del pan... pero el pan, por el mismo hecho de "ser" y de ser un objeto, exige un agente o, al menos, una causa. La Ciencia, por definición, sólo tiene a su alcance el mundo natural, así que no puede alcanzar a Dios, puede "intuirle", pero no alcanzarlo. La extendida pretensión de que, como la Ciencia no puede alcanzarlo, Dios no existe, puede ser legítimamente acusada de cientifismo).

Esto no significa que no sea deseable algo que de hecho considero urgente necesidad: que la reflexión filosófica actual arranque del mundo tal como hoy nos lo presenta la ciencia (es decir, sin quitar ni añadir una coma al corpus de datos hasta ahora recopilados y probados por el método científico), pero dejando siempre claro que se está ya en filosofía y siempre que se arranque desde ciencia real, ciencia establecida, no desde ciencia conjetural y mucho menos ciencia prometida, desde la que todo puede ser probado.

Sin embargo, los legos en materia científica tienen dificultad para saber si se está en ciencia o se está en especulación filosófica, y si se está hablando de ciencia establecida, de ciencia meramente conjetural (algo serio y habitual en la actividad científica) o incluso de ciencia prometida (lo que ni siquiera sería serio dentro de la ciencia). A algunos les suena tan fantástico que se hable del universo en los primeros segundos como del universo en ciclos anteriores al actual, sin saber que lo primero no tiene nada de fantasioso, sino que es ciencia perfectamente establecida, y que lo segundo es, al menos hoy, ciencia prometida".

Ignacio Sols
Catedrático emérito de álgebra en la Facultad de Matemáticas
Universidad Complutense de Madrid




Leer también:

La falacia de Hawking
El materialismo no es una verdad científica
"No podemos permitir que Dios cruce la puerta"
"Dios no puede existir"
"Al materialismo se le ha muerto la materia"

Todas las entradas que aluden a Stephen Hawking, incluida ésta, aquí.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba