Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia: El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.

.

Thomas Nagel, el honesto ateo

vector

"La consciencia es el obstáculo más visible para un naturalismo integral que se apoya solo en las fuentes de las ciencias físicas. Si nos tomamos este problema en serio y hacemos un seguimiento de sus implicaciones, amenaza con desenmarañar la total imagen naturalista del mundo… Yo estaría dispuesto a apostar que el consenso actual (el consenso presente naturalista y materialista) llegará a parecer irrisorio en una generación o dos"

***

"Yo deseo que el ateísmo esté en lo cierto. Y me siento muy incómodo ante el hecho de que algunas de las personas más inteligentes y bien informadas que conozco sean creyentes… Yo no quiero que Dios exista…" 


Thomas Nagel
Filósofo ateo estadounidense
Profesor de Filosofía y Derecho en la Universidad de Nueva York



Me atrevería a decir que esta es la postura habitual de muchos de los ateos que conozco (aunque no de todos, por supuesto), cuyo discurso y actitudes he estudiado a fondo. Obviamente, ésta es también la posición del actual representante del ateísmo militante por excelencia, Richard Dawkins, que es, digamos, un libro abierto en este sentido :-), a pesar de sus múltiples esfuerzos por hacernos creer que, en su virulenta cruzada anti-Dios, le mueven únicamente loables razones altruistas.  


"Yo no creo en Dios, porque no quiero que Dios exista, no quiero que los religiosos, que tanto me molestan, tengan -en parte- razón".  No esperen que los ateos reconozcan alegremente este punto :-) Ellos suelen acusar a los teístas de no ser equitativos en la búsqueda de la verdad, de estar condicionados por su educación religiosa, de tener "razones personales" para creer que Dios existe; estas razones, siempre según ellos, son muy variopintas, y van desde el miedo a la muerte, hasta la inseguridad, la necesidad de certezas, etc. Una vez más acusan en los demás defectos propios, pues a la mayoría de ellos también les mueven razones muy personales para "necesitar" que Dios no exista: la principal de ellas es el odio cerval a la religión y sus representantes (es curioso, pero suelen obviar que muchos teístas no practicamos ningún credo ni tenemos nada que ver con ninguna religión institucionalizada). En este caso, tan condicionada estaría la actitud del creyente como la del ateo. 

Pocos, y mucho menos nuestro arrogante Dawkins, gozan de la humildad y la grandeza de espíritu necesarias para confesar públicamente, con la honestidad de la que hace gala el profesor Nagel, que la convicción de que Dios no existe no llegó a ellos como fruto legítimo de una profunda meditación "racional" y filosófica, alimentada por algunos descubrimientos de la Ciencia, cuya interpretación aventuran de modo sesgado, haciéndola encajar en su ideología previa, sino que fue producto de una motivación mucho más oscura, íntima e interesada: el deseo de eliminar la religión del mundo, y es este firme deseo lo que les impulsa a dirigir la boca del cañón directamente a los cimientos del edificio.


Como escribió el filósofo y profesor de antropología Alejandro Llano:


"Muchos mantienen que todas las opiniones humanas sin excepción se han originado por la fuerza de una necesidad que obra mecánicamente; por ejemplo, dirá un marxista, como resultado de las condiciones de producción y de la división de clases; o bien, sostendrá un freudiano, por una sublimación de la libido sexual... Según ese marxista y ese freudiano, todas las opiniones están materialmente condicionadas, menos las suyas propias, que es la verdad sin más" 

:-)

Y el filósofo Antony Flew


"Muchos contemporáneos nuestros, basándose en razones sociológicas o filosóficas, niegan la posibilidad del conocimiento objetivo. Pero a continuación exceptúan de esta corrosiva subjetividad universal sus propias diatribas políticas, su propio trabajo de investigación y, sobre todo, su propia revelación primordial según la cual no puede haber conocimiento objetivo"

:-)



Ya saben, si les acusan de "creer en Dios porque necesitan que Dios exista", respondan "usted no cree en Dios porque necesita que Dios no exista" :-)  


Más sobre la consciencia AQUÍ , AQUÍ y AQUÍ 

Todo sobre Richard Dawkins AQUÍ


Imagen
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba