Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia: El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.

.

Al materialismo se le ha muerto la materia. Josep Alfonso Canicio

biologia

"Aunque pueda sorprender -pues de ordinario se obvia tal extremo- el paradigma materialista presenta lagunas para adaptar su teoría de la realidad a la Física de frontera, al origen del mundo y al origen de la vida: la cosmovisión materialista cruje. En el último tercio del siglo XX se ha generado tanto conocimiento científico como en toda la anterior historia de la humanidad. El resultado de tal explosión del conocimiento ha sembrado el estupor, el desconcierto y el asombro. Estupor, ante la complejidad detectada en la subestructura de la vida: tal que el conocimiento detallado de la maquinaria celular -de los cloroplastos, mitocondrias, ribosomas, etc.- obliga a considerar la vida como la consecuencia de la actividad de nanomáquinas capaces de domesticar el comportamiento al azar de las moléculas y la tendencia al desorden de la energía; capaces de ordenar la materia y construir y mantener complejidad siguiendo las instrucciones de un programa de fabricación codificado sobre su propia estructura; la vida se presenta así como la consecuencia de la acción sobre el medio de máquinas -extraordinarias y complejísimas nanomáquinas del todo fuera aún del alcance de nuestra tecnología- construidas y gestionadas por un código (una información, un imaginario), arcaico y arcano: el ADN.

No existe hoy duda de que la complejidad de la maquinaria de los organismos vivos más primitivos -pero en absoluto rudimentarios- era ya extraordinaria. Las tecnologías básicas de la vida utilizadas hoy, se hallaban ya presentes en las algas verdiazules de hace tres mil ochocientos millones de años (1).  En otros términos, la vida desde su principio funcionó con prácticamente los mismos diseños -las mismas complejísimas nanomáquinas- que los seres vivos de hoy. 

De ordinario, la complejidad se ha asociado al proceso de la Evolución. Pero la complejidad de la subestructura de la vida -la de las nanomáquinas- resulta del todo previa a la complejidad morfológica inducida por la evolución darwiniana. La complejidad subestructural -bioquímica- presente antes de la explosión precámbrica, no es debidamente explicada por la evolución darwiniana (2). La complejidad detectada en las más arcaicas nanomáquinas parecería antes bien causa de la Evolución que consecuencia de ella: una afirmación que desafiaría toda la ortodoxia.

Así, la realidad de la estructura última de la vida ha resultado tan compleja que su existencia solicita del azar probabilidades de asunción imposible -en el tiempo disponible para la evolución de la materia, trece mil setecientos millones de años- tanto para su origen terrestre como extraterrestre. La existencia de la vida -algo tan fundamental para la comprensión del mundo- es un total misterio y en absoluto resulta convenientemente explicada por la acción del azar, pese a lo que se da a entender -a menudo con toda impudicia- en los medios de comunicación social.  

Pero no solo la evidencia de la práctica imposibilidad de que, en un tiempo finito, la materia haya generado espontáneamente vida por azar, resquiebra la solidez del Paradigma. El avance científico ha sembrado el desconcierto, ante el descubrimiento de que vida y consciencia solo son posibles en el cosmos merced a la existencia de un ajuste insólito en el valor cuantitativo de las constantes físicas fundamentales del Universo que parece depender de una también insólita -por improbable- estructura de las dimensiones ocultas del espacio-tiempo. Es más, el valor de las constantes fundamentales -y las de desde ellas derivadas- parece sintonizado; resulta justo el necesario para que sea posible la presencia de espectadores en el propio Universo; en suma, para que la Física haga posible la vida y, consecuentemente, la consciencia. Desviaciones de mucho menos de un orden, a veces de menos de un uno por ciento, en el valor de las constantes fundamentales (3) (en un rango de valores que abarca cuarenta potencias de diez) imposibilitarían la vida. El Universo es antrópico y el paradigma materialista no explica el porqué es así, cuando la probabilidad de que así sea debido al azar es poco asumible. El Principio Antrópico de Brandon Carter, nacido de la ciencia y del método científico, da un enfoque radicalmente nuevo a los paradigmas de la Cosmología y la Física que entran con él, hoy, en crisis. Implica y sostiene que existe en el Universo un finísimo ajuste de las leyes y las constantes fundamentales de la Física para que la vida -un fenómeno absolutamente improbable- sea posible. Dice el Principio Antrópico (predice y acierta) que el valor cuantitativo de cualquier constante de la naturaleza debe ser compatible con la aparición de la vida y la consciencia. En definitiva, en la versión fuerte del Principio, ni la vida ni la consciencia serían un accidente, sino, antes bien, un objetivo, o cuando menos, un imperativo del Universo y no una contingencia casual.

De otro lado, los avances en la comprensión de la más primera y propia naturaleza del mundo siguen sembrando estupor. La progresiva mejor comprensión de la textura última y de la naturaleza de la realidad que subyacería bajo la materia y el mundo físico, produce asombro: la realidad resultaría sólo estrictamente definible -y exclusivamente abordable- mediante abstracciones matemáticas. La esencia de la realidad -pese a nuestra experiencia cotidiana- se encontraría mucho más cerca de la consciencia y la información que de materialidad o sustancialidad alguna. La materia resulta ser de carácter virtual: una apreciación de la mente. Bajo los constituyentes últimos del Universo, la propia energía y el espacio-tiempo ¡no se consigue identificar sustancia diversa a la información necesaria para describirlos! Como si la materia prima del mundo, del espacio y de la materia, fuera información: noos. Tal parece que bajo la realidad solo subyacería la información precisa para describirla. El mundo no es de materia: es información. Esta nueva cosmovisión, producto de los avances de la ciencia en el último tercio del siglo XX y no de ninguna cruzada espiritualista, pone en crisis la más generalizada idea al uso del por qué del mundo. La dimensión de la crisis se fundamenta en la imposibilidad del Paradigma materialista de explicar satisfactoriamente -como se ha visto- los sucesos más relevantes entre lo conspicuo: el propio mundo y la vida, pero también la materia y la consciencia. La materia y el espacio-tiempo -y con ello la realidad que conforman- han devenido virtualidades solo abordables desde la abstracción matemática sin que pueda definirse otro concepto (siquiera una sustancia fundamental diversa al concepto de nada) donde radicar la realidad que las ecuaciones describen. El mundo es -según los resultados más recientes de la cosmología- nada desdoblada en materia-energía y espaciotiempo: nada al fin y al cabo. Inequívocamente la energía total del universo es nula: cero.

Uno empieza a sospechar que, de hecho, al materialismo se le ha muerto la materia".


***


1. Por ejemplo, los mecanismos de transporte de energía vía ATP -la nanomáquina ATP -sintasa-, o la nanomaquinaria fotosintética (síntesis de NADH): los complejísimos mecanismos básicos de la obtención y transporte de energía para hacer posible la vida.

2. Ni obviamente Darwin lo pretendió jamás. La Teoría de la Evolución es lo que es: una excelente forma de explicar algunos de los mecanismos que promueven la complexificación de la vida y la transformación y supervivencia de las especies.

3. Las constantes fundamentales son la velocidad de la luz, (c), la constante de Planck (h), la constante de gravitación de Newton (G) y la carga del electrón; las constantes de estructura fina derivan de ellas.




Josep-Alfonso Canicio
Ingeniero químico
Doctor en química
Profesor asociado de Química Industrial del Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Extractos de "La estructura de Dios", 2008, Editorial Club Universitario
ISBN: 9788484546238







Relacionados:



En este enlace pueden consultar la respuesta del físico Luke A. Barnes al famoso ensayo de Victor Stenger "La falacia del ajuste fino", tan citado por nuestros nuevos ateos. Lamentamos, una vez más, que esté disponible sólo en inglés.

Es sólo un botón de muestra, hay mucha más bibliografía sobre este tema fascinante. En "60 preguntas sobre Ciencia y Fe", por ejemplo, el filósofo de la Ciencia F. Soler Gil y el ingeniero químico Manuel Alcalde exponen en profundidad las evidencias a favor y en contra del Ajuste Fino.

Les invitamos a consultar el resto de nuestras sugerencias bibliográficas relativas al debate Ciencia-fe aquí.
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba